10 Jul
Por: JEFATURA COMUNICACION 0 0

Albergue Temporal de Salcedo abre sus puertas a personas que no tienen donde refugiarse

La angustia de Sonia Naula de no saber dónde refugiarse juntos a sus hijos fue sosegada, pues con el apoyo de la Jefatura Política de Salcedo ella, sus niños y sus pocas pertenencias fueron llevados al Albergue Temporal de Salcedo, que fue adecuado en el excuartel del Cuerpo de Bomberos para recibir a personas en situación de riesgo que no tienen donde alojarse durante la emergencia sanitaria por el Covid-19.

Al igual que está familia, decenas de personas han encontrado en la “ciudad del helado” a una mano amiga, que les permitió servirse un café caliente, esconderse del frio y sol, descansar en una cama y sobre todo renovar su esperanza en la humanidad, pues en este cantón de Cotopaxi se les ha demostrado que la gente buena si existe.

Sonia de 30 años es oriunda de Cumbijín, comuna indígena de Salcedo que está ubicada en la zona oriental, “yo ya no tenía como seguir manteniendo a mis tres hijos porque con la pandemia no me llaman a trabajar, muchas veces nos fuimos a dormir con el estómago vacío y por eso estoy muy agradecida con el alcalde Willan Naranjo”, dijo entre lágrimas.

Desde que este sitio de ayuda social fue abierto se estima que se ha recibido a un promedio de 60 personas, entre los beneficiarios están también ciudadanos extranjeras que están de paso y debido que la noche los sorprendió en las calles intentaron descansar en las veredas para a la mañana siguiente continuar con su camino, sin embargo con el apoyo de la Junta Cantonal de Derechos fueron identificados y llevados al albergue para que pernocten.

Este es el caso de Jefferson Vericoto, venezolano de 27 años que tras caminar dos meses en su trayecto de Perú hacia su país llegó a Salcedo, “en ningún lugar nos han tratado tan bien como acá”, comenta mientras arregla su cama y recoge sus pertenencias para junto a sus tres amigos continuar con el viaje.

El Albergue de Salcedo empezó a funcionar tras pedido del alcalde del cantón, Willan Naranjo, quien dispuso que las instalaciones que estaban sin uso sirvan para recibir a personas de forma temporal y así no corran peligro en las calles, “este sitio funciona con la ayuda de la empresa privada y personas de buen corazón que nos donan alimentos, cobijas y enseres”, señaló.

Todos quienes llegan a este lugar son ubicados en una habitación que dispone de baño y ducha para que puedan acerarse, también se les brinda comida e incluso a algunas personas que desean se les brinda una breve capacitación que su inserción laboral mejore.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × tres =